Código de ética AVIGM

CODIGO DE ETICA DE LA ASOCIACION VENEZOLANA DE INSTRUCTORES Y GUIAS DE MONTAÑA

 

El Código de Ética Profesional de la AVIGM comprende un conjunto de valores fundamentales y unas normas de buena conducta, que tiene como finalidad promover una base estructural para la conducta deseable y buena imagen de los asociados de la AVIGM ante el público, sus clientes, las instituciones públicas y privadas, e igualmente promover una relación buena y leal entre los propios guías.

Todos los asociados guías de montaña y asistentes a guías (llamados guías de montaña a partir de ahora en este documento) deben respetar y custodiar por el cumplimiento de dicho código.

Es obligación de la Junta Directiva de la AVIGM velar que cada uno de sus asociados cumpla con los artículos mencionados en el presente código y en aquellos casos que sea necesario por el incumplimiento de dicho código ético, evaluar y aplicar las medidas disciplinarias que lo ameriten.

  1. - OBSERVACIONES GENERALES

    1. - La seguridad de nuestros clientes debe ser nuestra primordial consideración en todo momento. Todos nuestros objetivos personales y los objetivos de nuestros clientes deben estar subordinados con esta consideración.

    2. - La seguridad de otros usuarios en los ambientes de montaña debe ser igualmente nuestra consideración y debemos, siempre que sea posible, ayudar a otros, proveyéndoles de consejos y recomendaciones y ayuda en caso que fuese necesario. Todo esto siempre y cuando nuestra propia seguridad y la de nuestros clientes no se vea comprometida.

    3. - Como miembros de una organización profesional, todos son representes de la AVIGM y por lo tanto deberán de conducirse de la mejor manera para ser un fiel reflejo de la imagen de la organización.

    4. - Los guías de la asociación deberán presentar y trabajar bajo los lineamientos de trabajo y estándares establecidos por el seno de miembros de la asociación.

    5. - El ofrecimiento de honorarios profesionales menores para obtener una ventaja de mercado competitiva no debe ser práctica dentro de los miembros de la AVIGM.

    6. - El uso del emblema de la AVIGM como elemento publicitario solo será para miembros activos, homologados y certificados por la asociación. La asociación solo avalará la preparación y capacidad técnica de sus miembros y no dará aval por los programas y actividades ofrecidas por sus asociados.

 

  1. - DE LAS ACTIVIDADES DE LOS GUÍAS DE MONTAÑA.

    1. - El campo profesional de los guías de montaña incluye las siguientes actividades: montañismo, escalada en roca, excursionismo o trekking, senderismo, y actividades que requiere el uso de equipos técnicos con cuerdas, como cañoning, y actividades educativas a través de la práctica en aspectos como montañismo y técnicas de cuerdas.

    2. - El guía de montaña enseña las actividades deportivas mencionadas en el punto 2.1, para ello utiliza los métodos pedagógicos más apropiados. Da a sus participantes un método de aprendizaje apropiado según se van estos volviendo más independientes. Les puede permitir escalar de primeros o como una cordada independiente, siempre y cuando no se vean sometidos riesgos innecesarios. El número de clientes del que se vaya a ocupar no debe exceder su capacidad de supervisión.

    3. - El guía de montaña conduce o acompaña a una persona o grupo. Decide aproximar el número de participantes de acuerdo a las costumbres y normas locales, toma decisiones acerca de la capacidad de sus clientes, grado de dificultad y riesgo, longitud de la ruta o vía y de las condiciones de la montaña.

    4. - El guía de montaña puede trabajar así mismo como entrenador de todas las especialidades deportivas mencionadas en el punto 2.1.

    5. - El guía de montaña puede realizar funciones de consejero técnico para sus clientes, instituciones públicas o privadas, sus campos de competencia están especialmente relacionados con la organización de cursos, expediciones, sesiones educativas, etc.

    6. - El terreno de trabajo del guía de montaña comprende:

  • Montañas y montañas de gran altura, áreas de aventura, roca, hielo y nieve.

  • Todas las estructuras artificiales y naturales que permiten al guía ejecutar sus habilidades técnicas en montañismo y escalada.

  • Actividades llevadas a cabo en estructuras tales como acantilados, bloques, rocódromos, etc.

    1. - El guía de montaña tiene permitido llevar a cabo sus actividades en todo el Territorio Nacional. Cuando así lo realice debe informarse, comprender y respetar las particularidades, costumbres y leyes regionales y locales.

    2. - El guía de montaña respeta las áreas de los campos de actividades de otros grupos profesionales y sigue los requerimientos legales aprobados.

 

  1. - DEBERES PROFESIONALES GENERALES

    1. - Todas las actividades requieren prudencia, conciencia, y un cierto respeto en cuanto a la valoración de las condiciones del terreno y la capacidad de los participantes. Un cierto riesgo es inevitable en el campo de las actividades del guía de montaña. El guía no puede prever el riesgo al mínimo detalle ni le está permitido garantizar la seguridad absoluta a sus clientes.

    2. - El guía deberá estar al tanto de su condición física, técnica y limitaciones personales para aceptar retos que estén a la altura de su capacidad y experiencia.

    3. - Durante su trabajo el guía de montaña siempre debe llevar el material de primeros auxilios o tener acceso inmediato a él, esto mismo es válido para todo el material necesario para un desarrollo responsable de la actividad correspondiente.

    4. - Los clientes tienen el derecho de esperar que sus guías estén al día en las técnicas y métodos empleados en la escalada, el montañismo y especialmente en torno a la seguridad y rescate, igualmente siempre harán uso de los equipos adecuados y de su buen funcionamiento.

    5. - En las montañas siempre responderá a las preguntas de otros montañeros. Informará a sus colegas y a las organizaciones apropiadas sobre los riesgos y peligros anormales que descubra durante el desarrollo de su actividad.

    6. - En caso de accidente el guía de montaña informará al Centro de Rescate más cercano o enviará a alguien a hacerlo. Debe en la medida de lo posible ayudar de una manera razonable a las personas accidentadas, asegurándose que eso no suponga una situación peligrosa para sus propios clientes.

    7. - Con su actuación el guía de montaña debe ser responsable y contribuir a la conservación y preservación del medio ambiente natural. Ser fiel practicante de la filosofía “No Deje Rastro”.

    8. - Los guías de montaña deben comportarse de una manera leal y atenta entre ellos. Los guías deben siempre evitar actitudes competitivas entre si y así mismo evitar los niveles de riesgo causados por la presión mutua de una actitud competitiva.

    9. - En los límites de sus actividades profesionales el guía de montaña se identifica llevando visiblemente la insignia de la asociación. También deberá portar su carnet de guía vigente.

    10. - Los puntos 3.2 y 3.8 son también validos para las actividades deportivas de montaña que lleve a cabo no profesionalmente.

    11. - El guía de montaña se compromete a mantener buenas relaciones con las personas asociadas a su profesión.

 

  1. - De la relación con los clientes

    1. - El guía de montaña debe a sus clientes aprecio y estima.

    2. - El cliente debe ser informado del hecho de que hay riesgos inherentes que conllevan las actividades desarrolladas con los guías de montaña. Los riesgos específicos deben serle claramente identificados.

    3. -El objetivo principal del guía de montaña debe ser ofrecer una experiencia de montaña gratificante a sus clientes. Dado que el guía se preocupa en primer lugar de la seguridad de sus clientes, las expectativas y las habilidades de estos tienen que estar en equilibrio con las condiciones reales que se van a encontrar.

    4. - El guía de montaña especialmente se preocupa de la seguridad de los menores y específicamente en las primeras fases de su desarrollo.

    5. -El guía de montaña deberá en todo momento prestar atención y asegurarse que existen unos acuerdos claros con el cliente, por ejemplo: objetivo de la actividad, honorarios por la guiada (incluido si la actividad se cambia o se cancela), los costes adicionales, etc.

    6. - Enseñará a sus clientes una conducta responsable de acuerdo a las condiciones haciéndoles desarrollar sus habilidades para el autocontrol responsable durante la actividad.

    7. - Verificará los niveles técnicos, físicos y el equipo de sus clientes, antes, durante y después de la actividad.

    8. – Si al guía de montaña por razones de ayuda u organización de un rescate, o porque se requieran técnicas especificas de guiado, se le permite dejar solos a sus clientes en la montaña. Una evaluación responsable de la situación es condición “sine qua non “para ello.

    9. - La decisión de parar una actividad o de cambiar una ruta se debe hacer en dialogo con los clientes. El guía de montaña tiene el derecho a tomar esa decisión por sí mismo por razones de seguridad. En ese caso, sin embargo, debe explicar lo antes posible las razones de su decisión a los clientes, ya que el cliente no está en posición de hacer un juicio justo y profundo de los factores de riesgo involucrados.